¿Eres sincero contigo mismo?

Seguro que te han hecho esta pregunta muchas veces. ¿Tú eres sincer@?. Imagino que poca gente responde con un: No, yo soy la persona más mentirosa que existe …

La Sinceridad, conlleva unos costes asociados, que no se miden en dinero. La gente clama sinceridad, como un valor personal e indiscutible en cualquier persona, pero nunca nos gusta recibir verdades que duelen o nos disgustan, ese es uno de los costes mas grandes de ser sincer@.

 

Forjarse una personalidad, a través de unos valores, una forma de ser propia y unos principios basados en pilares fundamentales del ser humano, es algo en crisis entre nuestra sociedad actual.
Las modas, tendencias, estereotipos, referentes, miedos, prejuicios, fachadas … hacen que muchas personas carezcan de algo tan fundamental como el «ser sincero/a con uno mismo/a».
La construcción de un personaje que acaba devorando a la propia persona, es habitual no sólo entre adolescentes, si no también entre gente que viste y calza desde hace mas de 30 y 40 años. Es por eso, que no es extraño ver personas de mediana edad, envueltos en una crisis de identidad (o famosas crisis de los 40), con un perfil similar al siguiente:

Hombre o mujer, de unos 45 años (años arriba o abajo), con una formación universitaria media/alta, uno o dos hij@s, hipoteca a 30 años, buen armario/vestuario, practicante de forma compulsiva y/o hasta obsesiva de algún deporte de moda, y con un tipo de vocabulario o «argots» importados de su entorno principalmente laboral o de negocios.

Si de pequeño nos preguntaban, «¿y tú qué quieres ser de mayor?», seguramente ninguna respuesta hubiese dibujado un escenario como el que viven muchas de estas personas, con edades comprendidas entre los 35 a 50 años…

¡Cuidado!, como siempre digo, las interpretaciones son libres y todas respetables, y con esto quiero decir que no considero un tipo de vida mejor que otra, simple o llanamente porque yo lo piense.
Lo que vengo a detallar, es si ese tipo de vida se corresponde con tu «yo mas sincero».

Mi yo mas sincero:
Es ese «YO» que conozco sólo yo,,, (valga la redundancia).
Ese tipo de persona, que en la intimidad más absoluta (cuando estás en el baño, en la ducha, en la soledad a veces tan necesaria), aparece para darte una conformidad reconfortante o un rechazo absoluto.
Sólo yo sé cuando miento, sólo yo sé si lo que hago me gusta o es «pura fachada», sólo yo puedo ser 100% conocedor de todo lo que hago, pienso y/o dispongo de puertas hacia fuera.
Por eso es importante hacer lo que nos gusta, pero ¡lo que nos gusta de verdad!, porque si hacemos todo o casi todo lo que la sociedad «demanda», ya sea por cultura, tradición, modas, reconocimientos o similares, nuestra autoestima tiene los días contados ….

 

En muchos casos, confundimos la realización profesional e incluso personal, con nuestra hoja de ruta o deseo más sincero. En la gran mayoría de situaciones (por no decir en todas), la mayor y mas gran felicidad no suele ser visible ni precísamente material, pese a podernos «ayudar» de ciertos empujes ‘materialísticos’. (Obviamente, para viajar a algún lugar, nos hace falta comprar un billete de avión y coger ese medio material).

Es posible que muchos hayamos conocido esa «pureza» y lealtad, en algunas personas. Suelen cumplirse una serie de requisitos comunes:
Personas humildes, ciertamente austeras (sin renegar de ser prósperas o modernas), inquietas (pero al mismo tiempo adaptadas a diferentes situaciones), poco ruidosas y con un carácter abierto, extrovertido y prestado a los demás, sin importar recibir nada en absoluto.
Gente en peligro de extinción ..

Abuelos y padres ‘de antes’, amigos ‘de antes’, sociedad ‘de antes’.
Caminamos peligrosamente hacia un «mundo de embudo» o cuello de botella, en el que todos quieren, pero no pueden, ser el protagonista de la película, y en el que nadie quiere aceptar el papel de segundón o de añadido en la trama principal.
Un trabajo «importante», un sueldo «importante», una vida «importante», la que me permita conseguir, comprar, tener cosas importantes. ¿Es lo que realmente te hace feliz? ¿Estás siendo sincero/a contigo mismo/a?.

El deporte es algo fantástico, libera endorfinas de la felicidad y te mantiene vivo. El deporte de competición también lo es, pero tiene sus costes de oportunidad: Implica sacrificio, entrega, esfuerzo y pasión, sobretodo pasión. ¿Haces realmente lo que te gusta, o lo que está de moda?.
Un sin fin de personas que se quejan de lo dura que es una carrera, que si falta mucho para terminar, que si se han pasado con el trazado, que vaya mierda esto o aquello … ¿Realmente amas lo que estás haciendo, si no paras de quejarte?…
Muchas son las veces que en tu trabajo, te haces estas mismas preguntas cuando suena el despertador el lunes por la mañana bien temprano. «Ufff,,, ahora coger un avión ,,,, ir a la oficina a aguantar a …. que pesadilla» ¿Estás siendo sincero/a contigo mismo/a?.

Sí, vivimos en un mundo capitalista, es evidente que hay que aceptar ciertas normas, pero ¿podremos poner nuestros matices y condiciones o nos tenemos que limitar a ser esclavos del sistema y/o de la empresa que nos contrata?.
El trabajo es algo que ocupa 1/3 de tu vida (es mucho, ¿verdad?), el otro tercio lo ocupamos durmiendo (sí, busca un buen colchón ….), mientras que el 3/3 de tu vida, lo dedicas a lo que TÚ HAS ESCOGIDO hacer, no lo olvides.
Qué menos que poder «elegir» el dedicarnos a algo que nos pueda gustar y que haga justicia a nuestra forma de ser, a nuestros valores, y no a una falsa apariencia que demanda tu entorno, familia o sociedad.

Ser sincero o sincera consigo mismo, implica sufrir los costes que ello supone. La gente no quiere sinceridad, quiere «halagos» y que le digan lo bueno que es haciendo algo o lo bien que se la da tal otra cosa.
La sinceridad, no implica ser impertinente (lo hablamos en un antiguo post que dejo aquí,,, sinceridad VS impertinencia ).

La sinceridad de la que hablo es hacia uno mismo, la que nos hace sentir plenos, felices de verdad por como somos y no por lo que los demás esperan ver de nosotros …

 

Nano López
Activador Emocional
Formador de Habilidades Sociales
y Deportista de Carreras por Montaña

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.