En 2015 el estreno, en 2016 la cocción… En 2017, casi la perfección.

UltraPirineu, como dice un buen amigo, no deja indiferente a nadie, y este año además, hemos disfrutado de la carrera con las Hoka One One SpeedGoat 2.

Una nueva edición de la Ultra Pirineu, y en esta ocasión, con tramos donde se acumulaban restos de la lluvia torrencial que, horas antes, había caído en el cadí – moixeró. 110 Km de pura montaña, todo listo, todo a punto de empezar …

Son las 6:59 a.m. del sábado, y todos estamos listos para de Depa de la voz de salida con su ya clásico «3, 2, 1 …. ARRIBAAAAAA» …

 

Los primeros km’s transcurren con el ímpetu de la multitud por avanzar rápidamente, con mucha insensatez ya que la prueba empieza con 14km de ascensión hasta la Tosa (Refugio del Niu de l’aliga) y casi 2.000 metros de desnivel positivo (el 30% del desnivel total de la prueba).

A mitad de la subida hasta el punto más alto del recorrido, aparece el primer motivo por el que esta prueba es considerada una de las mejores del mundo.. El refugio de «El Rebost» ,,, El Cinto y la Anna, animan como nadie a todos los corredores que nada más acaban de empezar y van recargando bidones y energías en este magnífico emplazamiento …

Avanzando, la prueba va cobrándose sus primeros prisioneros, y es que la altitud de 2.600 de la Tosa, no es apta para todos, y son varios los que van abandonando viendo lo que se les avecina … Un descenso vertiginoso hasta el Serrat de les Esposas, que hace que tus cuádriceps tiemblen si no estás físicamente preparado.

Desde allí, probablemente comienza una de las partes menos atractivas. La bajada al pueblo de Bellver, en el que completas casi la distancia de maratón y dónde has de reponer energías comiendo algo sólido, para afrontar la durísima ascensión hasta el refugio que te devuelve a la montaña mas pura, Cortals d’Ingla.

Desde aquí, «caixa o faixa» .. lo que dicho de otra forma, desde aquí, los corredores empiezan a darse cuenta si serán capaces de cumplir su objetivo, o si serán devorados por la distancia y la dureza de la carrera.

Km 60, Prats D’Aguiló, y frente a él, la temida subida a Gossolans …

Subir a Gossolans no es imposible, pero se te puede atragantar en función del cansancio que traigas en las piernas … pero aún es peor, los casi 14 km hasta Gossol, distancia zigzagueante inmerso en una postal paisajística idílica a más de 2.000 metros de altura, con vistas a una de las caras mas hermosas del pedraforca.

Digital StillCamera

El 70% de la prueba superada, y pensamos que ya está, que sólo queda bajar de nuevo hasta Bagà ,,, graciosa forma de pensar.

Lo resumiremos amablemente, para no hacer desistir a aquellos que dudan de apuntarse a una de sus ediciones … Subida al refugio del pedrafora (Lluis Estassen), descenso vertiginoso hasta Gressolet, y ascensión de otros 600 positivos en el Coll de la Bauma, para descender durante 10 fascinantes km’s por un sendero a nivel del río, hasta llegar al último punto de control. El refugio de Vents del Cadí, km 100 … Pues bien, como premio final, subida desde Empedrats al Refugio de Sant Jordi (1.200 metros de altura) ascendiendo en poco mas de 4 km, unos 600 positivos mas ….

Desde aquí, ya puedes sonreír … 7 km hasta llegar tu destino, con una guinda final, Coll d’Escriu, de 200 metros TORTURADORES tras los que comienza la pista de descenso hasta el pueblo de Bagà, completando 110 kilómetros y casí 14.000 metros de desnivel acumulado.

ESTO ES ULTRA PIRINEU ….

 

 

 

 

Nano López
Activador Emocional
Formador de Habilidades Sociales
y Deportista de Carreras por Montaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.