La Montserrat Sky Race 2020. La carrera por la montaña mágica de Cataluña.

La tan esperada carrera por la montaña de Montserrat, hace que los dorsales vuelen en pocas horas desde su apertura (meses antes a la fecha).
Cuando algo se pone de moda …

Yo, para mimetizarme con la esencia de esta fantástica montaña, me instalé la tarde antes en la falda de sus rocosas paredes en modo Camper.

Junto a Meru (como viene siendo costumbre) hicimos noche ‘mas a gusto que en brazos’, y no era la primera vez este año ,,,
No sé cuantas veces llevamos yendo a Montserrat para disfrutar de sus caminos, senderos y canales …

A las 6:30, se abría el pabellón para, entre otras cosas, disfrutar de los fantásticos cafés que «Cafés Cornellà» está brindando a la firma de Klassmark (que gran patrocinio habéis firmado 😛 … ) en este año 2020. El ambiente, ya comenzaba a oler a «Klassmark day», ¡y cómo nos gusta que así sea!.

Junto a nuestro compi y amigo Gerard Morales «Blacky», recogíamos nuestro práctico y diminuto dorsal, y nos íbamos a la pista de la «drassera» para pasear junto a Meru y dialogar sobre lo que iba a ser la carrera:

– B: «Prepárate Nanet ,,, ¡Hoy, nos arrancan las pegatinas! …»
– N: «Te las arrancarán a ti,,, yo ya, ni me las pego … XD XD XD …»
– B: «Visto así … bueno, habrá que bajar a calentar un poquito ¿no?»

En el calentamiento, aún no tenemos claro por dónde irá el nuevo circuito. De hecho, vemos cintas en el tramo de bajada de siempre, y nos liamos … Luego vimos, que era el tramo final para la carrera Express. Nos vamos hacia el arco de salida, esto va a empezar.

Son 8:00 a.m. en punto y todos a volar con el pistoletazo de salida en otra apasionante jornada de TrailRunning.

La primera parte del circuito, es la misma de siempre.
Dirección a la Font del Piteu, a través de las calles de Monistrol y saliendo por una pista ancha que bordea la estación de autobuses del cremallera.
Rápido no,,, ¡lo siguiente!. El ritmo es de 3:40 el km, y rápidamente se forma el grupo de cabeza, en el que destaca Thomas Adams (el inglés vencedor de 3 de las últimas 4 ediciones) y dos compañeros suyos del club británico. ¡Menudo ritmo!.

Me junto con otros dos corredores subiendo la carretera asfaltada, antes de entrar en los caminos del parque.
En el km 2 y medio aprox, aparece dándome caza, la figura de una corredora.
No la conozco, no sé quién es, pero veo que va COMO UN AVIÓN y «a pelo» … (camiseta de tirantes, pantalón corto, ni botella, ni vaso, ni cinturón…. ¡nada!)
«…. Pues me voy con ella, ¿no?….»
Mas tarde, nos enteramos que era Sarah Mccormack campeona de la COPA DEL MUNDO WMRA.

No duró mucho la idea de seguirla, puesto que en el primer avituallamiento NI PARÓ y se fue decidida a no perder fuelle. ¡Qué barbaridad, menudo ritmo!.
A partir de aquí, comienzan los sinuosos y «toboganeros» senderos de la prueba, que nos van a llevar hasta el monasterio de Santa Cecília.
No es que sea uno de los tramos más bonitos del mundo, ya que tienes la sensación de tener Montserrat lejos y el trazado no es digamos «muy sky» (por ser de mucha pista y zona abierta), pero sabes lo que viene después e intentas «contener» esas energías para el ascenso estrella. Toca disfrutar de la inversión térmica de nubes bajas, que arrojan unas estampas espectaculares.

Del camí de can Martorell, vemos la primera variante respecto otros años.
En lugar de bajar a una pista que nos conduce de vuelta en modo ascenso hasta Santa Cecília, cresteamos un preciosa «aresta» que nos lleva a la parte alta del camino de ascensión al Monasterio.

Hasta aquí, unos 45 minutos de carrera (íbamos rápido, bastante rápido) y a 2 km’s de llegar a este segundo avituallamiento, atrapo a uno de los «kamikazes» que salieron 3/4 de hora antes desde Monistrol de Montserrat, como si de las rebajas del corte inglés se tratara ….

Escondidos entre la maleza, los fotógrafos de Klassmark también son bastante especiales, y es que no se conforman con sacar cualquier foto.
¿Es casualidad que Gerard y compañía hayan hecho de estas pruebas, un circuito referencia no sólo en Cataluña si no que también hayan hecho que suene fuera como una de las mejores marcas organizadoras de eventos deportivos? Yo creo que no, de casualidad nada …

 

Llegando a Santa Cecília, el reloj marca 58 minutos, lo cuál no está nada mal.
Es hora de cargar alimento líquido, ante una nueva mirada atónita de los Mossos allí presentes ….
«… No es lo que parece, os lo juro … son polvos blancos, lo sé … Pero es Tailwind pendejos … digooo…. agentes… «

A partir de aquí, comienza la fiesta.

Ascensión tendida pero larga hasta Sant Salvador. (Lo que hasta el año pasado era la parte descendente tras coronar Sant Jeroni, este año la hacemos en fase positva, para llegar hasta el Refugi de Sant Benet), y como viene siendo habitual en mi estrategia (de menos a más), comienzan a aparecer por delante los primeros ‘inconscientes e insensatos’ …. ¡Yiiiiihaaaa! (como me gusta que los planes salgan bien …).

El primero, un corredor inglés que llevaba una chistera con adornos .. (madre mia donde vamos a llegar). Se une a mi unos cuantos cientos de metros, y vamos dialogando con mi Inglés de Cuenca: lo amazing que es la carrera, sensations que lleva, lo que le queda to finish line …. y como afrontarlo, etc … Iba a reventar poco después, como un sapo en la verbena del pueblo…

Acto seguido, aparece otro corredor (a la postre, iba a ser quien llegaría detrás de mi a meta) y pocos metros mas arriba, la 1ª clasificada que había apostado por salir fortísimo, acompañada de otro participante.

Estamos en la parte alta de la carrera, y decido pasarlos para tirarme por el Pla dels Soldats como si no hubiera un mañana.
Dos ventajas claras:
1 Las Hoka SpeedGoat, son como estas bicis «mostrencas» de montaña que pasan por encima de todo. Piedras, ramas …
2 He hecho más veces este sendero, que «los isards» del parque, por lo que lo conozco a la perfección.

Quedan algo menos de 10 km’s a meta, y no hay que guardar nada. Me siento bien, y me lanzo directo al Funicular de Sant Joan, donde estará el último avituallamiento de la prueba. Desde ahí, todo pista hasta el sendero que nos bajará a Santa Cova.

Miro hacia atrás, y no viene nadie. Miro al frente, y tampoco parece que haya nadie a tiro, por lo que relajo un poco para no «liarla» y aterrizar contra el suelo.
Lo estoy pasando bien, disfrutando ,,, Parece un día más por la montaña mágica, y me dejo llevar hasta L’Agulla de la creu (bajo el Monestir de Montserrat).
Son unas «malditas y dichosas» escaleras anchas, que siempre hago de bajada y que en esta ocasión son de subida (la última) hasta los pies del Monestir.
«… Pero como sube esto… dios mio, si voy paradoooo… «

Queda el descenso por «la drecera» (atajo) directos a la pista de Coll Cabiró.

El sendero más transitado de la montaña, y seguramente, por el que más veces he pisado yo desde que corro por montaña.
Mucha piedra suelta, es estrecho, arboles pegaditos al camino ,,, no es excesivamente técnico (si lo conoces) pero te puede dar algun sustillo.

Llego a la pista en 2 horas y cuarto y veo a Gerard Freixes (Amigo, director y organizador de las cursas Klassmark), y me anima efusivamente. (Como se agradece ver a los «Kapos» de estos eventos, tan implicados con el corredor).

La sorpresa final, es el acueducto y riera bajo la carretera, que nos va a hacer mojar las piernas antes de dar una «vuelta semi olímpica» al campo de fútbol de Monistrol… «… ¡La madre que os parió….». XD

Entro en meta, con un crono de 2horas y 22 minutos, 8ª posición tras my friend Gerard «Blacky» Morales (7º) que lo había hecho minutos antes, con unas zapatillas más planas que una nadadora olímpica y con menos agarre que la cucaña del pueblo.

 

Seguimos … by Klassmark !!!

Nano López
Activador Emocional
Formador de Habilidades Sociales
y Deportista de Carreras por Montaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.