La Zona de Confort.

La Famosa zona de confort, sobre la que tanto se habla, y que cada vez más gente ‘empieza a cuestionar’ si es o no confortable o positiva.
Posición en la que nos encontramos cuando realizamos una rutina y/o repetición en nuestros hábitos profesional, personal, sentimental o incluso, en el ámbito mas unipersonal.

A lo largo de los últimos años, la zona de confort ha comenzado a sufrir un continuo asedio crítico, por el hecho que limita e impide a quienes «la practican», y es que está visto que las cosas más fascinantes, te pasan siempre fuera de este lugar tan bien sonado.

Está claro, que la Zona de Confort es agradable al tacto, al uso y disfrute de la misma. Por eso se llama confortable, porque otorga cierto bienestar al que está en ella, pero tiene sus peligros.
Pasar demasiado tiempo en ella, te oxida y te ata a un ostracismo el cuál te impide vivir cosas «mágicas».

El ser humano, está diseñado para establecer una rutina o secuencia de actividades de forma automática, las cuáles le otorgan confianza, mejora continua e incluso una recompensa o premio. Es por eso, que las zonas de confort, generan arraigo sobre sí mismas, y cuesta abandonarlas sin una justificación de peso.

 

Si continuamente estamos soñando con algo distinto a lo que hacemos a diario, estamos en una zona de bloqueo. Deseamos mucho una cosa, una vida o una forma de comportamiento, pero hay alguna razón que nos impide lanzarnos a conseguirlo o ralizarlo.

¡Cuidado!. No todo lo que deseemos, debe ser motivo de abandono de nuestra zona de confort.

Y es aquí dónde quiero ir a parar, a la crítica desmedida que está recibiendo esta posición ..

Debemos tener un propósito, objetivo e idea, y luchar por ella, eso está claro. Sin motivaciones, nos convertimos en «títeres» de nuestra propia vida, sin rumbo, acabaríamos empujados por una rutina que nos ahogaría y aprisionaría.

No obstante, está muy de moda manifestar una necesidad imperiosa de cambiar constantemente, de no crear rutinas, de ser original, auténtico, dinámico, valiente y creativo, y todo esto tienes sus pros y sus contras.

  • Pros: Querer conocer cosas nuevas, es siempre bueno. El cambio aporta novedades, y con ellas, aprendizaje e ilusión. Las cosas más mágicas e impresionantes de nuestra vida, ocurre cuando menos las esperas, (es decir, cuando abandonas esas zonas de rutina).
  • Contras: Tantos cambios y búsquedas por ser original, puede llevarte a un estado de inconformismo crónico. Cada vez hay más personas cansadas de todo. Hasta de desayunar cada mañana, lo cual hace pensar lo ridículo del asunto.

No siempre hay que abandonar una zona de confort, por eso se llama así, porque es confortable… Pero sí que hay que saber cuando «salir a tomar el aire» para no quedarte, como decíamos más arriba, oxidado en una posición que quizá necesita revisiones periódicas.

Estamos tan preocupados de manifestar al mundo nuestro bienestar emocional y físico, que llenamos las RRSS de fotos que lo demuestran día sí, día también. Junto a estas instantáneas, se suele acompañar un texto descriptivo, mitad propio, mitad extraído del manual de la prosa fácil, hablando de lo malo que es conformarse, de lo horrible que es hacer cada día lo mismo …
Presos de sus propias palabras, hacen un llamamiento a la búsqueda de lo desconocido, aventurándote a dejar aquello que se te da bien, por encontrar a veces una burda quimera. Es aquí, donde nace el peligro de criticar de forma desmedida la zona de confort.

En resumen, puedo decir que a lo largo de mi aún corta existencia, he viajado a lugares que no conocía (tampoco tantos como conoceré), he trabajado en cosas tan dispares como me ha permitido mi actitud y conocimiento, he abandonado cientos de zonas de confort, por necesidad o por inconformismo, y he vivido experiencias inolvidables junto a personas indescriptibles ,,, y pese a todo esto, tengo tan claro como comprobado, que una rutina sobre algo que te agrada, que te reconforta, que te hace sumar, es tan o más saludable, que el cambio constante o escapatoria de esa posición, llamada Zona de Confort.

 

Nano López
Activador Emocional
Formador de Habilidades Sociales
y Deportista de Carreras por Montaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.