El ser humano, desarrolla su principal fase cognitiva, así como de estereotipos y otros, en el rango comprendido de los 4 a los 9 años aproximadamente.

La Inteligencia Emocional, es una asignatura habitual en centros de educación infantil de países como Islandia, Noruega, Estonia … Aquí en España, nos cuesta entender la importancia que tiene la educación emocional de un niño, y las consecuencias que van a derivar durante su desarrollo personal.

Es por eso, que desarrollamos la iniciativa de formar parte del sistema de Eduación Infantil (Guarderías, ‘escoles Bressol’, etc…), ofreciendo jornadas formativas a educador@s, director@s e incluso padres y madres, para que den valor en alza a todo el proyecto continuo, que una educación emocional puede ofrecer a nuestros pequeños grandes hereder@s …

Jornadas específicas de 4 horas que te ayudarán a comprender más y mejor la diversidad emocional que ofrecen estos pequeños grandes genios.
La importancia de saber manejar las Habilidades Sociales, para desarrollar su Inteligencia Emocional, así como la propia Gestión de situaciones desbordantes, que hacen que transmitamos esa misma energía a los niños.

¿Cómo Gestionamos las situaciones de desavenencia con unos padres que desacreditan tu trabajo como educador/a?

Existen muchas situaciones en las que las personas que se dedican al sector educativo, se ven enfrentados sin previo aviso, a padres exigentes y desentendidos de las recomendaciones que se les dan sobre el buen crecimiento de sus hij@s.
¿Cómo poder gestionar esas situaciones, tensas, cargantes y sobretodo, ‘desaconsejables’ para el niñ@?.
En estas jornadas, trataremos de explicar la baza que juega a nuestro favor, el disponer de un buen estuche de Herramientas de habilidad social.

Desarrollar la inteligencia emocional, tanto en la escuela como en casa, es imprescindible para que el niño aprenda a canalizar sus emociones.
A partir del año de vida, ya podemos empezar a trabajar con estos niños, la educación emocional.

Cómo enseñar la inteligencia emocional

Para desarrollar la inteligencia emocional, hay que tener en cuenta los cinco aspectos fundamentales que la componen. Aplicar cada uno de ellos en conjunto aporta al niño las herramientas necesarias para gestionar sus sentimientos y desarrollar seguridad en sí mismos.

Conciencia de uno mismo o autoconciencia

Es importante que el niño tenga un conocimiento pleno sobre sí mismo. Debemos ayudarle a conocer tanto sus virtudes como sus defectos para que adquiera confianza en sí mismo y tenga una mayor capacidad autocrítica. Reforzar este aspecto le ayudará a poder tomar mejores decisiones en el futuro y no guiarse solo por sus emociones.

Autorregulación

Eliminar sentimientos como la rabia o la frustración en nuestros hijos es imposible. Sin embargo, podemos ayudarles a regular estos estados de nerviosismo o impulsividad creando en ellos una mayor serenidad. ¿El objetivo de estas cualidades?: gestionar mejor sus decisiones, por ejemplo, pensando antes de actuar.

Inteligencia emocional

Motivación

La motivación es imprescindible para que los más pequeños logren los objetivos que tienen en sus vidas. Trabajar este aspecto, les ayuda a adquirir tenacidad, ilusión, perseverancia, e incluso, tolerancia a las frustraciones.
De esta forma, logran una mayor productividad y eficiencia para su futuro profesional.

Empatía

La empatía es fundamental para que nuestros hijos puedan comprender lo que sienten las personas que se encuentran a su alrededor. En este sentido, debemos ayudarles a adquirir la capacidad de reconocer las emociones de los demás, saber escucharlos, ponernos en su lugar y entender cómo se sienten.
Este aspecto es básico en las relaciones sociales que les acompañarán el resto de su vida.

Habilidades sociales

Por supuesto, las habilidades sociales están estrechamente ligadas con la empatía, ya que es imprescindible entender las emociones de las personas de nuestro alrededor para saber cómo actuar.
Trabajando este aspecto, el niño consigue interactuar de forma adecuada y con una mayor capacidad de asertividad.

Para todo ello, programamos jornadas de formación interactiva, con la idea de incorporar en nuestro sistema educativo: formas de enseñar, educar e instalar a estos pequeños, la forma de construir un «mapa emocional», que en otros países (afortunadamente), llevan realizando desde hace años.

 

Nano López
Activador Emocional
Formador de Habilidades Sociales
y Deportista de Carreras por Montaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.